≡ Menu

Yoga y el sexo en las mujeres. Mejorar la sexualidad

Yoga y el sexo en la mujer
Regístrate para recibir nuestros artículos por correo.
  • Técnicas de meditación y relajación
  • Consejos sobre alimentación saludable
  • Ejercicios de Yoga, posturas y filosofía
¡Súmate a una comunidad de gente que ama el Yoga y la vida en armonía!

Yoga y el sexo femenino

Hace casi 25 años, el yoga inicio un proceso expansivo en toda Europa convirtiéndose en una técnica de moda. Para algunos círculos reducidos era casi una cuestión social. Igual que los amantes de la música clásica conocían las obras de Mozart, los amantes de la naturaleza, de la sensibilidad y los que buscaban algo más en la vida, debían conocer el yoga.

Así iniciaron su práctica por diversos motivos, algunos para calmar sus nervios, otros para reducir el dolor de espalda, para curar el asma o para llegar a otros estados de conciencia en los que se experimentara la paz. Pero con el tiempo llegaron a descubrir que la práctica del yoga producía un efecto beneficioso en el equilibro mental, del organismo y mejoraba la actividad sexual.

Las asanas o posturas de yoga actúan sobre determinados órganos, glándulas internas, articulaciones y músculos, debido a la postura que se adopta en cada una de ella.

Suscríbete y recibe en tu buzón de correo los mejores artículos sobre Yoga, alimentación, meditación y vida sana.

Dependiendo de lo que se quiera conseguir con la práctica del yoga se llevan a cabo unas u otras posturas (asanas) y con el fin de mejorar la sexualidad femenina hay varias posturas que son las indicadas para este objetivo.

Asanas para mejorar la sexualidad femenina:

1. Baddha Konasana

Postura conocida como de la mariposa porque el ángulo de las piernas, flexionadas por las rodillas, con los muslos ejerciendo presión hacia el suelo y encogidos al máximo hacia la pelvis, recuerda las alas desplegadas de una mariposa.

Esta postura estimula la afluencia de sangre hacia la pelvis aumentando a su vez la vitalidad y la energía en esta zona que se encuentra relacionada directamente con la excitación. Al aumentar la cantidad de sangre que circula por las venas estamos aumentando la energía que produce la excitación.

2. Upavistha Konasana

Traducido directamente del sanscrito, significa “postura en ángulo sentado” que proporciona un desentumecimiento de las caderas y del sacro estimulando la afluencia de sangre hacia la pelvis.

Esta postura ayuda a mantener sano el sistema reproductor y sexual femenino siendo especialmente beneficioso para las mujeres que sufren menstruaciones muy dolorosas o que tienen falta de libido en sus relaciones sexuales.

3. Urdhva Dhanurasana

Traducida literalmente como postura del arco hacia arriba, esta crea una curva uniforme ascendente del cuerpo, que se apoya sobre los hombros y los pies. La elevación pélvica fortalece los músculos de esta zona del cuerpo ayudando a tonificar la vagina.

Este efecto tonificante hace que se mejoren tanto la calidad como la cantidad de orgasmos femeninos.

Estudios médicos sobre el yoga y la sexualidad femenina

En un estudio que publicó el diario “The Journal of Sexual Medicine”  las mujeres que habían practicado yoga con frecuencia vieron aumentada la calidad de su vida sexual.

Este estudio se realizó con unas  50 mujeres de diversas edades que practicaron diversas posturas de yoga durante tres meses y el resultado demostró que consiguieron tonificar los musculas de la zona pélvica y del abdomen mejorando su estado de ánimo.

Estas mujeres afirmaron que su vida sexual había mejorado considerablemente consiguiendo mas excitación, lubricación y deseo lo que les llevó a aumentar la cantidad y calidad de sus orgasmos.

 

Foto: WillVision Photography

 

{ 1 comment… add one }

Leave a Comment