≡ Menu

El yoga y el cáncer

Curar el cancer con yoga
Regístrate para recibir nuestros artículos por correo.
  • Técnicas de meditación y relajación
  • Consejos sobre alimentación saludable
  • Ejercicios de Yoga, posturas y filosofía
¡Súmate a una comunidad de gente que ama el Yoga y la vida en armonía!

La influencia de nuestra mente

En todos los conflictos y problemas de nuestra vida, incluido una enfermedad tan grave como el cáncer, influye siempre la mente. Así, se puede decir que hay una relación directa entre la manera de enfrentar situaciones adversas con la capacidad de controlar las reacciones emocionales, los pensamientos y los miedos. En este punto es donde reside el beneficio de la relajación.

La relajación es un factor importante para que exista la salud y ésta pueda ser mejorada. Cuando la mente está obsesionada, no ve las consecuencias de la acción, ni repara en los esfuerzos necesarios para llevar a cabo dicha acción.

Las personas que padecen enfermedades como el cáncer suelen tener gran cúmulo de tensiones que terminan generando un estado generalizado de estrés en dos vertientes, sensación de euforia y sensación de vacío. Este estado de estrés influye de manera muy negativa en el sistema nervioso central y en el sistema hormonal y sus proyecciones psíquicas y físicas generan otros muchos trastornos.

Suscríbete y recibe en tu buzón de correo los mejores artículos sobre Yoga, alimentación, meditación y vida sana.

Beneficios de la relajación en la lucha contra el cáncer

La relajación tiene un valor terapéutico si va acompañada de una respiración adecuada, un ejercicio idóneo y un pensamiento positivo. Todos estos aspectos son los que se fomentan con la práctica del yoga. De acuerdo con la filosofía del yoga, existen tres tipos de tensiones. Las musculares, las mentales y las emocionales. Todas ellas producen un desequilibrio general de la energía que agrava enfermedades como el cáncer.

Estas son razones más que poderosas para recomendar a los enfermos de cáncer la necesidad de practicar, junto con la relajación, unos ejercicios adecuados, una respiración que nos ayude a relajarnos y un pensamiento positivo. Todos ellos imprimirán una dinámica capaz de ir erradicando las posibles tensiones musculares, mentales y emocionales. La práctica del yoga puede ser un complemento perfecto para facultar una mejoría en la enfermedad y evitar posibles recaídas.

Beneficios del yoga para personas que sufren de cáncer

Es normal que cuando una persona enferma de cáncer empieza con la práctica del yoga se pregunte si le aportará algunos beneficios. En este sentido podemos asegurar que a nivel físico, el yoga le aportará flexibilidad al cuerpo, los órganos y glándulas funcionaran mejor, lo que representara una mejor circulación sanguínea y linfática. La energía circulara mejor por todo el cuerpo con la práctica de las asanas dando más vitalidad por carga y equilibro de energías. A nivel mental se mejora la atención y la concentración y a nivel psíquico el sueño será de más calidad. La visión y la forma de afrontar esta enfermedad será más objetiva tendiendo a desaparecer la depresión, la tristeza y la irritabilidad.

El yoga es seguro para todo el mundo y apropiado para personas que padecen cáncer pero siempre se debe practicar esta disciplina bajo la guía de un instructor cualificado. También es aconsejable consultar con el médico antes de iniciar la práctica de yoga y es importante recordar que el yoga es un complemento más para ayudar a superar esta enfermedad y nunca se debe considerar como una alternativa al tratamiento convencional prescrito por los oncólogos.  

 

Foto: linhvienthai

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment