≡ Menu

Pequeños cambios para mejorar drásticamente tu dieta

Mejorar la dieta con pequeños cambios
Regístrate para recibir nuestros artículos por correo.
  • Técnicas de meditación y relajación
  • Consejos sobre alimentación saludable
  • Ejercicios de Yoga, posturas y filosofía
¡Súmate a una comunidad de gente que ama el Yoga y la vida en armonía!

Para mejorar tu dieta sin tener que aplicar cambios drásticos en tus hábitos alimenticios puedes ir haciendo pequeña sustituciones de manera que tu régimen sea muy superior a la alimentación convencional. En este artículo te vamos a dar algunos consejos para que puedas ir sustituyendo progresivamente algunos alimentos que te harán notar una mejoría sustancial en tu organismo.

  • Come pan integral en vez de pan blanco. El pan blanco ofrece, bajo su corteza crujiente y dorada, una composición de conservantes, purinas, abrillantadores poco recomendable para el organismo. Puedes cambiarlo por un pan de calidad a base de cereales integrales de cultivo biológico.
  • Elige alimentos muy variados. Puedes encontrar en tiendas de dietética alimentos de cultivo biológico muy variados como arroz salvaje, bulgur, quinoa o semillas germinadas. No te preocupes demasiado por las cantidades de hidratos de carbono, proteínas y grasas recomendadas oficialmente. Simplemente se trata de que haya variedad en la dieta y evitar comer demasiado de algo que te conviene o que te hace daño.
  • Suprime, en la medida de lo posible, el azúcar blanco. Tu cuerpo fabrica su propio azúcar a partir de los cereales y no tiene necesidad de ningún aporte externo.
  • Come alimentos frescos. Cada vez están más presentes en la dieta moderna los alimentos precocinados, enlatados, congelados o manufacturados industrialmente. Todos ellos contienen grasas perjudiciales, colorantes y aromatizantes en exceso. Desarrolla tu sensibilidad y veras que tus sentidos te llevan directamente a los alimentos frescos.
  • Elige productos de la zona y propios de la estación. Los frutos que provienen de nuestro suelo están en equilibrio con nosotros. Intenta consumirlos en su estación, cuando han madurado de forma natural en la planta o el árbol. Es preferible siempre comer fruta que ha madurado al sol antes que la que lo ha hecho en naves industriales y cámaras frigoríficas.
  • Come menos que más. La investigación realizada en este campo demuestra que los animales alimentados con algo menos de las raciones diarias de calorías “necesarias” viven más tiempo tiene menos enfermedades que aquellos que comen raciones estandarizadas o que se les permite ingerir todo aquello que quieren. Solo debes observar a los ancianos de tu localidad, sobre todo en los pueblos, que han pasado toda su vida con poco y que, con noventa años, aun trabajan en el huerto que tienen en su casa. No al ritmo de cuando tenían cuarenta años, pero la trabajan y la cultivan con sus manos produciendo sus propias frutas y verduras.

La dietética es una ciencia compleja, porque, sea cual fuere el régimen preconizado, es imposible conseguir la unanimidad, ningún sistema es perfecto ni valido universalmente y en todas las circunstancias. En esta materia, todo es individual y depende de cada caso concreto. Estas son algunas pautas que hemos elaborado para ti y nos gustaría conocer tu opinión al respecto. También son bienvenidas algunas ideas sobre la alimentación y su relación con el yoga, te invitamos a dejarnos tus comentarios para aprender todos un poco más.

 

Suscríbete y recibe en tu buzón de correo los mejores artículos sobre Yoga, alimentación, meditación y vida sana.

Foto: Sahua

{ 1 comment… add one }

Leave a Comment