≡ Menu

Dos excelentes hábitos para una buena alimentación

Dos hábitos alimenticios para una mejor dieta
Regístrate para recibir nuestros artículos por correo.
  • Técnicas de meditación y relajación
  • Consejos sobre alimentación saludable
  • Ejercicios de Yoga, posturas y filosofía
¡Súmate a una comunidad de gente que ama el Yoga y la vida en armonía!

Los rishis de la India antigua fijaron con precisión las reglas de la dieta yóguica y determinaron que alimento debe escoger el que practica yoga para permanecer joven y sano, pero las diferencias de clima, de modo de vida y de alimentos disponibles son tales, que es difícil seguir sus preceptos al pie de la letra en Occidente.

El yoga sin una dieta adecuada no proporcionará todos los beneficios que estamos esperando porque el alimento procura los materiales de construcción del cuerpo pero debemos también aplicar principios dietéticos basados en la filosofía del yoga.

Gran número de enfermedades tienen su origen directo o indirecto en una alimentación incorrecta. Vista la alimentación convencional del hombre civilizado es, incluso, asombroso que no sean más numerosas. Cada vez son más personas las que se dan cuenta de ellos y muchos de ellos creen erróneamente que solo se limita al tipo de alimentos que se deben consumir. Es el conjunto de hábitos de alimentación lo que hay que revisar. Aquí te vamos a dar algunos consejos para que este cambio llegue a ser una realidad.

Suscríbete y recibe en tu buzón de correo los mejores artículos sobre Yoga, alimentación, meditación y vida sana.

En primer lugar hay que aprender a asimilar lo que se come y no limitarnos solo a tragar material. Esto sirve para todos los alimentos, sean muy fríos o muy caliente, alimentos desnaturalizados que son ricos y pobres a la vez. Los alimentos insuficientemente masticados, que no han sufrido la pre-digestión bucal, se convierten en peso muerto en el estomago e intestinos. Nuestro primer reto será aprender a masticar los alimentos con mucha paciencia extrayéndoles todo el gusto, hasta que se licuen en la boca, y que puedan ser saboreados con la lengua, órgano principal de absorción de energía. Al comer sacias tu estomago pero también estas llenando un espacio de placer, el de saborear los alimentos, sean del tipo que sea, ya se trate de una patata o de una fresa del bosque.

Si tragas sin masticar, solo estas llevan a cabo la primera parte. Tu mente se rebela y te dirá que lleva aguantando todo el día y que no le has ofrecido ni una gota de placer, te lo exige de manera rápida. Es decir, aparece la ansiedad por comer una tableta entera de chocolate, seguida de una bolsa de patatas fritas, mas una bolsa de frutos secos y quizás, también unas cucharadas de mermelada. Seguro que te ha pasado en más de una ocasión, verdad?

Las dos únicas manera que existen para controlar esta ansiedad son los tranquilizantes de elaboración química, que no son, en absoluto, una buena opción y las técnica de las tres “M”: masticar, masticar y masticar!!! Masticando bien es la única manera de llenar ese espacio sensual que está en tu organismo de forma natural.

Otro principio es comer solo y únicamente cuando se tiene hambre, no como hacemos la mayoría, comer porque es la hora. Cuando se tiene realmente hambre, los platos más simples se convierten en suculentos, el gusto se afina, y un tomate ecológico se puede convertir en un verdadero festín. Al contrario, cuando comemos por “vicio” no sacamos ningún placer real aunque se trate de las recetas culinarias más refinadas que puedas haber imaginado.

Estas son solo algunas pinceladas de lo que se puede conseguir siguiendo unos simples consejos basados en la filosofía del yoga. Esperamos que te sirvan en tu vida cotidiana y prometemos publicar otros artículos relacionados también con la alimentación y el yoga.

 

Aquí encontrarás más notas sobre Alimentación y Yoga

 

Foto: SweetOnVeg

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment