≡ Menu

Yoga para niños

Yoga y los niños
Regístrate para recibir nuestros artículos por correo.
  • Técnicas de meditación y relajación
  • Consejos sobre alimentación saludable
  • Ejercicios de Yoga, posturas y filosofía
¡Súmate a una comunidad de gente que ama el Yoga y la vida en armonía!

¿Es beneficioso el yoga para los niños?

Los niños que practican yoga aprenden a estar más concentrados, tienen una mente más relajada y receptiva y crecen de manera sana y equilibrada. El yoga es una técnica apropiada para cualquier tipo de niño pero está sobretodo indicada, para aquellos que tienen dificultades para concentrarse, o son demasiado inquietos, agresivos, ansiosos, miedosos, con problemas de atención y aprendizaje.

Es una disciplina milenaria y a la vez extremadamente moderna y actual, reconocida como una de las más completas para la salud del cuerpo, la mente y útil para desarrollar el conocimiento de sí mismo. Puesta en práctica a temprana edad puede llegar a ser un instrumento muy válido para prevenir síntomas de desgaste físicos y psicológicos.

De hecho, el estrés, la ansiedad, la depresión y la rabia son emociones que golpean ahora con más fuerza que nunca también a la infancia,  con el yoga los niños y jóvenes consiguen encontrar su condición original de bienestar físico y mental, y su práctica le acompañara durante toda su vida ayudándoles a crecer fuertes, centrados y felices.

Suscríbete y recibe en tu buzón de correo los mejores artículos sobre Yoga, alimentación, meditación y vida sana.

Entre los beneficios que aporta esta técnica a la infancia se encuentran los siguientes:

  • El yoga mejora la concentración. El yoga para niños no es el mismo que el yoga para adultos porque los pequeños tienen la necesidad de moverse y divertirse tratándose de una actividad psicomotora y espiritual que, en un entorno lúdico, tiene la capacidad de aumentar la capacidad de relajación en los niños, aumentando también su concentración, ayudarles a descubrir su propio cuerpo, emociones, pensamientos llevándoles al desarrollo armonioso entre cuerpo, mente y conciencia.
  • El niño descubre su propio cuerpo. Combinar el yoga con el juego ayuda a que el niño conozca su propio cuerpo, a desarrollarlo de manera equilibrada mediante la asana, además de hacer propios algunos principios fundamentales del yoga como son “Yama”, rechazo a la violencia y amor por la verdad y la honestidad, el “Niyama” ensenándoles a valorar lo que tienen y a no desear lo que tienen otros.
  • Aprenden a respirar y a relajarse. A través del yoga, los niños tienen la posibilidad de entrar en contacto con su propia fuerza interior, llegando a mantener la atención y la concentración descubriendo un mundo misterioso y fantástico dentro de sí mismo. Aprenden a respirar tomando conciencia de este acto vital y mejora la fuerza, resistencia, equilibrio, coordinación, flexibilidad y agilidad. Sintonizan fácilmente con las vibraciones más sutiles de todo aquello que les rodea y aprenden a relajarse, a conocer y entender las emociones desarrollando la capacidad de autocontrol, les ayuda a reconocer la belleza de lo pausado y mejora la capacidad de relacionarse y  colaborar con el grupo.

Conclusión

Es yoga es una disciplina recomendable para niños hiperactivos y nerviosos que tienen déficit de atención porque consigue que se muestren más sensibles hacia ellos mismos y hacia los que le rodean. Los resultados no son inmediatos pero con una práctica durante un año se pueden apreciar los cambios que ha ido experimentando. La edad óptima para empezar con esta técnica es la de tres años, cuando ya tienen suficiente autonomía para moverse y consiguen entender bien lo que quieres transmitirles.

 

Foto: papermoons

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment