≡ Menu

Yoga para la tercera edad.

Yoga beneficios
Regístrate para recibir nuestros artículos por correo.
  • Técnicas de meditación y relajación
  • Consejos sobre alimentación saludable
  • Ejercicios de Yoga, posturas y filosofía
¡Súmate a una comunidad de gente que ama el Yoga y la vida en armonía!

También la tercera edad puede practicar ejercicios de yoga siempre y cuando pongan especial atención en no esforzarse excesivamente. Esta técnica milenaria resuelve o palia algunos de los males que padecen los ancianos, con ejercicios (posturas) suaves se puede mejorar la rigidez de los músculos, fortalecer los huesos, mejorar la concentración y el tono muscular,  regalando a estas personas una mejor calidad de vida.

El paso inevitable de los años produce algunos deterioros en el cuerpo humano como la artrosis y el reuma que pueden paliarse con la práctica del yoga. La vejez es un proceso que debe afrontarse considerándolo una etapa interesante de la vida y donde es fundamental adoptar una actitud positiva. Si creamos una actitud que nos enriquezca y creamos las condiciones idóneas para que el envejecimiento se produzca como un hecho natural podremos conseguir un estado de ánimo positivo, joven y fresco aunque nuestra edad sea avanzada.

Sin duda alguna, el yoga puede aportar una magnífica ayuda a las personas de edad avanzada. Estos ejercicios deben tener en cuenta el aspecto psicológico, físico y neuronal del anciano y las sesiones deben estar orientadas desde las personas con muy pocas posibilidades de movimiento o movilidad reducida hasta aquellas que se encuentren en plena forma haciendo que todas y cada una de las partes de cuerpo se vean beneficiadas y estimuladas.

Suscríbete y recibe en tu buzón de correo los mejores artículos sobre Yoga, alimentación, meditación y vida sana.

No hay límite de edad para la práctica del yoga y puede servir como terapia de apoyo en conflictos psicológicos de los ancianos como son la soledad, la inseguridad, la angustia y la falta de motivación. Muchas de las personas de la tercera edad que practican yoga no sienten tanto el paso de los años como aquellos que no lo practican. Es obvio decir que  deben practicarse siempre con la supervisión de un profesional y después de haber consultado con un médico la idea de comenzar con estos ejercicios.

Una vez que hemos decidido comenzar con la práctica lo primero que hay que hacer es un calentamiento de los músculos del cuello, la espalda, los brazos, piernas y pies con ejercicios que se adapten a cada persona dependiendo de su edad y su grado de flexibilidad. A continuación unos estiramientos de la columna vertebral estando en posición recta, algunas sencillas flexiones laterales, y  hacia delante con mucho cuidado, sentándose en una silla o taburete si fuera necesario.

Las posturas o “asanas” más indicadas para estas personas son la tasadana, la savasana y la rotación de la nuca. Siempre realizando los ejercicios de manera suave y acorde con la movilidad que se tenga. 

 

Foto:  Dhammika Heenpella / Images of Sri Lanka

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: