≡ Menu

Los Beneficios De Las 3 Asanas Intermedias Más Populares del Yoga

asana yoga
Regístrate para recibir nuestros artículos por correo.
  • Técnicas de meditación y relajación
  • Consejos sobre alimentación saludable
  • Ejercicios de Yoga, posturas y filosofía
¡Súmate a una comunidad de gente que ama el Yoga y la vida en armonía!

La exploración y la aceptación de la realidad física que provocan las asanas, o posturas, del yoga en cada persona, vienen acompañadas del equilibrio entre la energía vital y la mental, generando salud tanto física como psíquica. Por otra parte, las asanas también constituyen una buena medicina preventiva, ya que al mantener activa la flexibilidad muscular y el movimiento de las articulaciones, se constituyen como herramientas muy fuertes al momento de hacer frente a las limitaciones propias del envejecimiento.

En un primer nivel, se podría dividir las asanas en: básicas, intermedias y avanzadas. En esta oportunidad se hará foco en la metodología y beneficios de algunas de las más populares del segundo grupo.

 

Suscríbete y recibe en tu buzón de correo los mejores artículos sobre Yoga, alimentación, meditación y vida sana.

Asanas Intermedias

–          “La Cigüeña”: se realiza parado, con los pies en paralelo y las piernas rectas. El tronco debe flexionarse hacia adelante para que éste y la cabeza se aproximen a las piernas. Las manos deben estar lo más cerca posible del suelo, con el fin de situar las palmas debajo de la planta de los pies. Su tiempo de duración es de 60 segundos , y entre sus beneficios encontramos:

  •  Revitaliza todos los músculos de la parte posterior del cuerpo y la columna vertebral.
  •  Estimula el sistema circulatorio, aportando más cantidad de sangre a la parte alta del cuerpo, cerebro, pulmones, corazón, glándula tiroides
  •  Masajea órganos abdominales y mejora la digestión.
  •  Mejora síntomas de la menopausia, menstruales, dolor de cabeza, trastornos circulatorios y ciática.

–          “El Camello”: se realiza de rodillas, con los muslos perpendiculares al suelo y girados hacia adentro. Las manos deben colocarse en la base de la espalda, con los dedos hacia abajo para alargar y así proteger la espalda. El tronco se flexiona hacia atrás, juntando los omóplatos, y manteniendo los muslos perpendiculares al suelo. Las manos se situarán, una a una, sobre los talones, con los dedos en dirección a los dedos de los pies. El peso del cuerpo debe llevarse hacia las manos. Su tiempo de duración es de 30 a 60 segundos, y entre sus beneficios encontramos:

  •  Fortalece y flexibiliza los músculos de la espalda, tobillos, muslos y cadera.
  •  Revitaliza la parte frontal del cuerpo; el abdomen, el pecho y la garganta.
  •  Mejora la postura.
  •  Masajea órganos abdominales y cuello.

–          “El Arco”: tendido boca abajo, las piernas deben doblarse, acercando los talones a los glúteos, para así poder tomar los tobillos con las manos. Las rodillas se elevarán, alejando los muslos del suelo, al mismo tiempo que el pecho se abre y levanta, tirando del esternón hacia arriba. Se deben contraer todos los músculos del círculo interno creado y estirar el círculo externo. Es importante que la separación de las rodillas no sobrepase el ancho de las caderas. Su tiempo de duración es de 20 a 30 segundos, y entre sus beneficios encontramos:

  •  Fortalece la parte posterior del tronco, tobillos, muslos, brazos y hombros.
  •  Estira la columna, las caderas y la parte anterior del tronco.
  •  Mejora la postura, el equilibrio y la resistencia.
  •  Estimula los órganos abdominales y el cuello.

 

Foto: milopeng

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment