≡ Menu

Tratak, la técnica de meditación visual.

Como se practica el Tartrak
Regístrate para recibir nuestros artículos por correo.
  • Técnicas de meditación y relajación
  • Consejos sobre alimentación saludable
  • Ejercicios de Yoga, posturas y filosofía
¡Súmate a una comunidad de gente que ama el Yoga y la vida en armonía!

Cualquier técnica de meditación solo es posible si consigues concentrar tu mente de manera que te permita fortalecer la fluidez de los pensamientos. Esta forma de concentración consigue que las ideas se presente claras y precisas de manera que sean fáciles de entender dejando de ser vagas e imprecisas.

El Tratak es una de las técnicas de meditación más usadas en la práctica del yoga y se basa en la concentración en un estimulo visual con el fin de dirigir la mente hacia un único punto. Se realiza tradicionalmente contemplando la llama de una vela sin apartar la vista. La luz crea una fuerte impresión en el ojo y la mente puede retener la imagen con facilidad cuando los ojos se cierran.

Requiere disciplina para mantener la mirada fija sin dejar que los ojos y la mente se desvíen, al tiempo que se retiene la imagen mental cuando éstos se cierran. Así el Tratak es una eficaz manera de mejorar la capacidad de concentración. También puede realizarse usando una imagen significativa y visualmente impactante como un Yantra, símbolos geométricos que proporcionan una forma concreta a un concepto abstracto.

Suscríbete y recibe en tu buzón de correo los mejores artículos sobre Yoga, alimentación, meditación y vida sana.

¿Cómo practicar el Tratak?

Para practicar el Tratak con una vela hay que situar ésta a una distancia de 90 cms. de los ojos y empezar observando la respiración durante unos minutos hasta que notes que tu respiración y tu ritmo cardiaco se hacen más lentos y regulares. Abre los ojos y mira fijamente la llama durante unos dos minutos intentando no desenfocar la vista ni dejar que tu atención se distraiga. La idea es que permanezcas concentrado mientras contemplas la llama hasta que la imagen se haga completamente absorbente. Puedes parpadear cada vez que lo necesites y cerrar los ojos si empiezas a lagrimear.

Intenta expulsar todos los pensamientos que se inmiscuyan y concéntrate únicamente en la llama. Después de dos o tres minutos, cierra los ojos y esfuérzate en retener la imagen de la llama con el máximo detalle posible evitando que tu mente se distraiga. Si la imagen empieza a volverse borrosa, abre los ojos y contempla la llama brevemente para reforzar la imagen mental, y a continuación reanuda la práctica.

La práctica regular de esta técnica de meditación mejora la vista ya que limpia los ojos de polvo y de otros contaminantes ayudando a estimular el cerebro.

El antiguo texto hindú de los Upanisads describe la mente como un carro tirado por caballos salvajes que deben ser frenados y controlados. El clamor de nuestros deseos físicos puede desviar de su rumbo nuestro carro y solo mediante la disciplina física y mental podemos regresar al camino recto. La meditación mantiene la mente en su rumbo hacia el estado ideal del samadhi.

¿Te interesan las técnicas de relajación? Puedes encontrar varias aquí

Foto: lars hammar

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment